miércoles, septiembre 27, 2006

De My Lay a La Paragua

En marzo de 1971 la primera sección de la 11 brigada de infantería bajo las órdenes del teniente William L Cassey Jr, acometió y arrasó, disparó y asesinó con bayoneta al sur de la problación de My en Vietnam, más tarde se le unió la segunda sección para terminar de aniquilar al enemigo: mujeres, ancianos y niños. Ante la crueldad y el horror que provocaba la masacre, la gente de todas las ciudades del mundo se lanzó a la calle a condenar y a repudiar los asesinatos. En Caracas, lo recuerdo, estudiantes de liceos y universidades salieron y tomaron plazas y avenidas, no hubo quién no censurara aquellos crímenes de lesa humanidad.

“Descargaron una lluvia de balas sobre aquella montaña de carne humana hasta que todos los cuerpos quedaron completamente inmóviles.”

El pasado 22 de septiembre, la quinta división de selva del Teatro de Operaciones número cinco, en Venezuela, despliega operaciones y arrasa varios campamentos mineros que explotaban unas bullas en el Papelón de Turumbán, en el Alto Paragua, el saldo de víctimas civiles es confuso, hay cifras oficiales y contradicciones entre las distintas fuentes que investigan los hechos: los pobladores de Maripa denuncian desapariciones, ejecuciones de indios pemones y quemados vivos; el presidente comandante Hugo Rey sólo habla de exceso en el uso de la fuerza, el general del ejército declara que resultaría osado hablar de masacre y en la asamblea los bufones de la corte señalan que los mineros estaban cometiendo actos ilícitos. En las acciones del comando heroico desaparecieron aproximadamente 12 kilos de oro. Estos hechos son recurrentes, hace alrededor de seis meses, fueron asesinados unos pescadores en el Alto Paragua.

“Descargaron una lluvia de balas sobre aquella montaña de carne humana hasta que todos los cuerpos quedaron completamente inmóviles.”


El mundo no se asombra y apenas reseña la noticia, algunos organismos de derechos humanos se acercan a preguntar, a ver cómo fue la cosa y la farsa electoral hacia los 10 millones más uno sigue su ineluctable camino al fraude de diciembre. Los centros comerciales se abarrotan, en los hoteles, hasta el lunes, no habrá camas disponibles ni en las farmacias condones; las floristerías no se dan abasto, nunca antes se había movido tanto el día de la secretaria.

“Descargaron una lluvia de balas sobre aquella montaña de carne humana hasta que todos los cuerpos quedaron completamente inmóviles.”


Atrévete. .. ¿Exactamente a qué?