jueves, diciembre 28, 2006

¿Y Venezuela? ¿Se acabaron las pilas?




¿ Se ignora la situación de Juan Claudio Lechin mientras se celebra "la fiesta democrática" en Venezuela?




Creo que la gente se tomó en serio lo de la reconciliación y la búsqueda de espacios para la paz, la distensión y la fiesta navideña. Luego de las elecciones del 3D recibí varios mensajes Hello Kitty, “sí, sí, seguimos en la lucha, somos ahora cuatro millones y medio, esto es una fiesta democrática bla, bla, bla…” la paz pero nada que ver con la Paz, Bolivia, ni Santa Cruz, ni Sucre. Me da la impresión de que hemos metido la cabeza en un hueco como el avestruz, o bajo un toldo playero o decembrino; en el mejor de los casos, estamos al abrigo matricial de las tradiciones en familia; algunos ponderando sus relaciones y buenos propósitos con el poder para el año que viene. ¿Indefinidamente? ¿A todo coste? ¿Hasta el 2021?

En los años pasados llegué a sentir, más que rabia impotencia cuando salimos por el mundo con cartas y manifiestos tratando de explicar nuestra situación; la de los venezolanos, en momentos en los que denunciábamos el comienzo un proceso de confiscación de las libertades. Buscábamos solidaridad y nos encontramos, en el mejor de los casos, con respuestas elusivas, ambiguas; muchas de ellas parecían seguirnos la corriente como a los locos; las demás muy al estilo de las que se están dando a quienes luchan movidos por las mismas causas en Bolivia: golpistas, fascistas, oligarcas, derecha, etc. Hoy veo que los venezolanos, nos comportamos de igual manera, con un agravante: según palabras de Hugo rey, La República Bolivariana de Venezuela interviene y vigila el proceso en Bolivia, por lo tanto, este proceso de talante autoritario no nos es ajeno, entre otras cosas (atropellos a los derechos humanos) ha violentado al escritor Juan Claudio Lechín. Me pregunto si ahora, en enero, cuando se adelanten las ínclitas leyes que nos conducirán al Canaan bolivariano, el socialismo del siglo XXI ¿nos plegaremos así no más a los designios autoritarios de los “posesos” o saldremos a ser ese famoso muro de contención del que tanto se ha hablado? Si optamos por la segunda opción, resistir y dar la pelea, ¿Con qué cara pediremos comprensión y solidaridad al mundo?

Volverán las oscuras golondrinas, en tu balcón sus nidos a colgar…


¿Dónde quedaron aquellos tiempos, no tan idos, cuando los escritores venezolanos firmamos un manifiesto denunciando las recientes violaciones de los derechos humanos en Cuba?


















Ver Moleskine literario, picar acá


Llegaron varias cartas de solidaridad de distintos Pen Club del mundo



“Las infracciones a las reglas democráticas parecen estar amenazando el clima político por todas partes. En Egipto, resistimos algunas medidas que amenazan la democracia garantizada por la Constitución vigente en nuestro país. Compartimos su condena a los acontecimientos ocurridos en la Iglesia de San Francisco en la ciudad de La Paz, y expresamos nuestra simpatía por el escritor Juan Claudio Lechín y las otras
personalidades que comparten la huelga de hambre. Esperamos más detalles para cubrir el acontecimiento en la prensa egipcia”.

Ekbal Baraka

Presidente del PEN de Egipto



“En el PEN de Zambia estamos extremadamente enfadados por el pisoteo de los derechos humanos en Bolivia. Condenamos estos actos enérgicamente y estamos aquí no sólo para darles las manos, sino también nuestros corazones a los héroes bolivianos afectados, inocentes y vigilantes: los escritores”.

Héctor Banda

Presidente del PEN de Zambia



También se recibió una carta del Presidente del PEN de Paraguay, Augusto Casola, que se solidariza y ofrece su apoyo y amistad.



A la Embajada Boliviana

H.E.

Embassy of the Republic of Bolivia

130, Albert, office 416,

Ottawa, K1P 5G4

Fax. : (613) 236-8237


El centro del PEN de Québec, una asociación de cientos escritores dedicados a defender la libertad de expresión, ve con gran preocupación el clima democrático boliviano que parece amenazar la democracia que es garantizada por la constitución en vigor en este país.

Condenamos enérgicamente los acontecimientos ocurridos en la iglesia de San Francisco en la ciudad del La Paz, mientras que el escritor Juan Claudio Lechín y otras personalidades que lo acompañaban en una huelga de hambre. Esto representa una violación seria a los derechos de libertad expresión.

Consideramos que tales violaciones de derechos no pueden suceder otra vez; nos declaramos en alarma, denunciamos y condenamos este tipo de agresión. Ése es el porqué estamos pidiendo, a cada uno de los 144 centros del PEN del mundo, La UNESCO y a todos los miembros del PEN de Québec, para que nos ayuden a continuar los principios de la señora Dawson Scott. La firme e incuestionable convicción de “que si los escritores del mundo podrían darse las manos el uno al otro, las naciones del mundo podían aprender al mismo tiempo a hacerlo igual."

Pedimos al Gobierno de Bolivia que garantice la libertad de expresión de todos los escritores y el respeto por la Constitución y leyes Bolivianas.


Roger Paul Gilbert Émile Martel

Vice-president President


Centro PEN Internacional de Québec - Canada