miércoles, septiembre 09, 2009

Nocturnos

I

Los petárselos de las cenizas de los cigarrillos, al caer en forma helicoidal, dibujaron el rostro de una jauría y las dos mujeres que fumaban a escondidas en el cuarto de los acopios, exclamaron la palabra tribulacion; a ambas se les vino a la cabeza un cuento de Nathaniel Hawthorne. Al tremolar las estructuras del lugar, corrieron en búsqueda de una salida .

Una niñera crecía fuera como un ogro y mecía entre sus manos un ojo enfermo:

- No es la espera es la desesperación.

II


Diurna se reunió con Nocturna a escardillar palabras en un jardín zen

- me gustaría contarte un cuento de una sola palabra

-es imposible

- Una historia de una palabra

- ¿suspendida a algo?

Al mirarse mutuamente disimularon el escándalo.

- Pluma