miércoles, enero 23, 2008

Second Life


“i feel artistic when i am in the moment of a scene. but art is a very subjective thing.”

Rony, ese es el nombre de Rony y se llama Relicario García. Todo comenzó una mañana mientras pulsaba el clic de su ratón y creaba pestañas nuevas en el Firefox. Fue súbito. A él no le era ajeno el webeo por las páginas pornos; asiduo a Orgasmatrix, perpetraba las tres cosas posibles frente a lugares como esos, observar un poco de mete y saca, pescar escenas retorcidas y leer comentarios. Sucia y maloliente rutina, pero esa puede llegar a ser la circunstancia de un joven e industrioso empresario a quien le sobra el tiempo para deplorar su realidad aburrida en un país incierto. Vaya dilemas. El aburrimiento y la maldita existencia comiéndole el coco lo han tenido al borde del suicidio o del ostracismo, de la vida doble y del exceso criminal. Su cotidianidad se ahogaba bajo montones de clínexs pegajosos y excusas banales. Entonces apareció Dana en su Myspace, una pornostar de verdad y lo invitó a ser su amigo virtual. No lo podía creer, la vida no es tan ingrata como sostienen algunos escépticos, los giros de los eventos refrescan los aires más viciados. Dana no era cualquier trabajadora de la pornografía, era Dana, una artista en su oficio, declaraba al arte como un concepto subjetivo y aquello era novedoso para el incauto Relicario, una actriz porno profunda e intensa (literalmente), elaborada, dura y creativa en las escenas y muy popular en Internet. Al lado Belladona y Loved Lindsey se ha convertido en un mito del descaro, siempre logra zafarse de los guiones y de la previsibilidad del oficio. Ronny o Relicario García tiene la esperanza de convertirse en su biógrafo, cultiva y sostiene una correspondencia llena de significados, planifica junto a ella una fuga a Los Ángeles y conversa en línea sobre la hipocresía del mundo. Eres casada ¿Y qué? Pregunta y responde Dana. La gente supone cosas, cree que tuvimos una shitty childhood o somos hijas de hogares destruidos, yo tengo una maravillosa relación con mi familia y mi infancia fue mejor que cualquier infancia fastidiosa. ¿Valores? Ríe a gusto frente a la webcam, soy una mujer felizmente casada ¿Crees en la Monogamia, es realista? Nope, niega contundente. La gente trata de mantener la ilusión de la monogamia, yo no creo en esa mierda. ¿Por qué te casaste? Ella responde como casi siempre, con otra pregunta ¿Por qué se casan los sultanes? Es una reina, noble y atrevida: no hay razón para considerar incorrecta la expresión sexual, afirma, me gusta encontrarme con la gente en la calle, its funny, soy yo, soy yo realmente una aparecida ¿Por qué te atacan las feministas? Por usar pieles de animales, joderme los tabúes y tener buenos polvos, he buscado no perder mi identidad, mis relaciones son cercanas a la gente, puedo mirar a los ojos a cualquiera y reírme de verdad, soy yo, no hay vergüenza en ello, disfruto el anonymous sex, bondage and sex, lesbian sex, slow morning sex, rough sex, s&m, anal sex, adventurous sex y también soy Dana, mírame, a que soy más importante que cualquera ¿No es encantadora? Claro que lo es, reafirma Ronny al cerrar la conexión y escribe al margen de sus notas, adoro sus tatuajes y el percing que traspone su perineo. Esta Historia, además de la entrevista implícita, no tiene otros aspectos interesantes y acabará de manera abrupta, entre otras cosas, porque me duele la espalda y no recibo ni un centavo por pulsar las teclas hasta el infinito día. A veces en los café y en alguna charla inteligente hablamos sobre la cosificación del sexo y la pornografía, nos asusta el vacío y tememos con morbosidad a las cosas simples y posibles. La degradación es una latencia. Nadie se aventura a mirar a la perra a tavés de sus ojos de hendijas. En sociedad somos un espectáculo, lo complicado y obsceno es la higiene moral, eso anota Relicario y se da dos golpes con la borra de un lápiz en la entrepierna. Es probable que algunas de estas confesiones aparezcan en Second Life, hasta entonces no hay nada que agregar.