viernes, enero 25, 2008

Clase de retórica

Yoyo de Gramoven, también llamado El Grande, luego de pasearse de un lado a otro en el podio del anfiteatro académico, dijo lo suyo: el ritmo de los aburridos, latosos y anaorgasmicos es la balada y su par, la anadiplosis. Seducir sin consumar, peste o histeria (cockteaser), se mueve en consonancia con giros melodrámaticos y latinos: el danzón, el tango, la salsa; correspondientes ellos a retruécanos, similicadencias, polisíndeton, pleonasmos, hipérboles, aliteraciones, perífrasis y elipsis. Las pajas son elaboraciones intelectuales, eufemísticas, metafóricas,, metonímicas y alegoricas, naturales al Jazz. En cambio, tirar hasta deshidratarse, hincharse los labios, irritar las mucosas y perder la compostura, el sentido del ridículo, el olfato, gusto e higiene encuentra su figura en el asíndeton, el rock and roll o los tambores de Curiepe. La música académica, eso, muchachos, es pura homeopatía.