sábado, marzo 14, 2009

Humbert Humbert de Blazac


Las frases llegan y te gustan, dice y luego se reafirman dolorosamente; esta: abandonaba la febril juventud para adentrarse en la voluptuosa madurez – Honorato de Balzac-; si hubiese estado antento a sus lecturas, las cunas habrían quedado fuera de sus merodeos: cambiar pañales, amanecer meado, la coral fantástica del vacío, la bulla, el lloriqueo y la deshonesta pretensión transgresora de las edades más predecibles, detalles de La comedia humana, prescindibles -rigurosos - e imposibles pasar por alto, una carta robada : es todo. Se moja los labios con un sorbo de ginebra y se lleva el vaso helado a la cabeza.