lunes, abril 04, 2016

Amanda

Anoche soñé que me encontraba con Amanda la escritora, en un ascensor. Le di un beso, ambos habíamos envejecido mucho, en ella era más evidente el paso del tiempo porque Amanda es mayor que yo. Intercambiamos impresiones vagas sobre la ausencia, y luego sobre la vida que nos ha tocado vivir, yo en el exilio, ella en el mismo lugar de siempre, también apartada de todo. Luego me habló de su hijo sabes, él tiene esa posición porque de alguna manera debe honrar la memoria del padre, trató de explicarme. Yo la entendía, perfecto, pero no pude dejar de sentirme jodido, luego el sueño dio un salto, mi esposa estaba disgustada, había descubierto que su padre había dejado dos hijas fuera del matrimonio, luego, uno más, un varón que servía en el escritorio de un hotel. Las dos hijas las había tenido con una mujer muy pobre, tan pobre que vivía en uno de esos barrios donde los ranchos son de hojalata.