viernes, diciembre 08, 2006

Ponzoña por pezuña, una pata y un aguijón de un mismo bicho

Ahora que he estado pensando en la música, recuerdo las Variaciones Goldberg y a Paganini y sus variaciones sobre el mismo tema. En literatura, se me ocurre Doctor Jekill y Mr Hyde, dos personalidades que encarnan en un mismo personaje.

Transcurrida la semana, reviso unos videos que grabé con mi pequeña cámara en una de las caminatas por El Avila. Allí pretendía contarles un cuento a mi hija y a mi sobrino. Siempre he sido muy mal narrador oral y aunque estudié teatro y en algún momento me creí en capacidad para dirigirlo, detesto las puestas en escena. El teatro hoy en día es algo que dejo para la lectura. De hecho, en el video, que no pensaba compartir con nadie, (no me gusta gaguear o equivocarme, ni decir pezuña por ponzoña, aun cuando la pezuña puede ser la ponzoña del diablo, entidad últimamente muy revisitada en política); porque me gusta editar, y no tengo editor de videos, (así es que yo trabajo, editando y tachando), pero, por su tiempo -este video fue grabado el día antes de las elecciones, día sábado-, y por el valor de la fábula, ya que lo que cuento es una fábula conocida por todos y contra una fábula se caen los argumentos más imbéciles y los más elaborados- decidí subirlo a mi blog.

Creo que este registro aclara un poco más –u oscurece, tómenlo como quieran- la tesis que he tratado de sostener desde el día 4 de diciembre.

Hago una variación, procuro con ella desentonarme a mi mismo; reordenar los acordes.