lunes, junio 04, 2007

Trinidad

A Trina le agradan las balaustradas, en otros tiempos, definitivamente, hubiese entregado su amor en los palcos de los teatros; a Trina le gusta el teatro y no hay teatros con palcos en esta ciudad. "Vida pasa con vigor ante mis ojos". Bosteza con recato, bosteza tanto. Trina se aburre, se aburre Trina: no pasa nada ¿Y qué otra cosa a no ser la nada pasa? “es lo único que brilla en el mar muerto de la conciencia” dice el poeta. Trina, la soledad en compañía y un poema para leer o recordar en los momentos lúcidos (estupidos y muertos), recostados sobre una balaustrada (o contra la barandilla triste de un lugar de recreo); el cerro al fondo, lejos. Lejos. De lejos y de pendejos, Trinidad

¡ Tan pronto pasa todo lo que pasa!
Muere tan joven ante los dioses todo
Lo que muere! ¡Todo es tan poco!
Nada se sabe, Todo se imagina.
Rodéate de las rosas, ama, bebe
Y calla. Lo demás es nada.


Fernando Pessoa






*desde mañana abriré de nuevo Citizenmurder, y allí pondré algunos de estos artificios. Trinidad hubiese sido ideal para el jardín de Centeno; este y no otra , otra y este, o cualquier variación de uno de los poemas de Fernando Pessoa, también.

** Asociación Fulbright invita