miércoles, enero 16, 2008

Entrevista El Universal, Caracas


Entrevista // Israel Centeno, escritor

INICIACIONES EN EL CATÁLOGO IBÉRICO

"Periférica compró los derechos de Calletania, novela que saldrá quince años después de su primera edición"
" Aprendí algo interesante: a trabajar sin el Estado y a pesar del Estado en un país donde nadie perdona la independencia de criterios."

ANA MARÍA HERNÁNDEZ G.

EL UNIVERSAL 16/01/08

Si bien es cierto el nombre de Israel Centeno no tiene un presencia constante en la prensa venezolana, en la española ha tenido tal frecuencia en los últimos dos años que los críticos lo tienen entre sus autores reseñados, y los periodistas lo suelen abordar para entrevistarlo. ¿La razón? La editorial española Periférica lo tiene dentro de su catálogo, y hasta el momento le ha editado Iniciaciones e Hilo de cometa. En este último libro se incluye la novela El retrato de George Dyer.

-¿Qué le preguntan los periodistas en España?

-El tema político. A dónde vamos nosotros, nos persigue el monotema. Pero también ellos están muy interesados en lo que se está escribiendo aquí. Yo tuve una experiencia muy interesante en Mérida (España), me reuní con un club de lectura, y había alrededor de cincuenta personas que se habían leído Iniciaciones. Me pusieron contra las cuerdas porque tuve que responder cosas y recordar aspectos de la novela para darles respuesta.

-¿Va a reeditar toda su obra con Periférica?

-No toda. En este momento acabo de hacer una apuesta, que me genera cierta ansiedad. Tengo tres libros inéditos, y acá podría ser que publicara, pues hay cierta actividad editorial en la cual a mí me hubiera gustado insertarme. Ya he editado en Alfaguara Venezuela, Norma, Planeta Venezuela. Es importante estar allí, pero siento que eso se queda acá. A través de Periférica conseguí un agente que me ha propuesto una estrategia, y vamos a esperar qué sucede tanto con mi trabajo editado como con estas tres novelas. Iniciaciones e Hilo de cometa fueron editadas, y junto con El retrato de George Dyer fueron muy bien recibidas por la crítica.

-¿Cuál será su próximo título en esa editorial?

-Ellos compraron los derechos de Calletania, es el próximo libro que sale quince años después de su primera edición, y una selección de cuentos que publiqué en El rabo del diablo y unos nuevos que están dentro de lo que yo llamo "el círculo del suicida". Lo demás, tengo confianza en encontrar lugar en otras editoriales de España.

-¿Cuál es el concepto de Periférica?

-En España las editoriales pequeñas han sido todo un suceso. Por ejemplo, Candaya ha recogido una serie de autores importantes y se ha interesado en editar no solamente españoles. Ellos tienen a Ednodio Quintero, Pepe Berroeta, Victoria de Stéfano. Otros como Periférica, que son respuesta a esas grandes casas que han perdido el perfil que satisfacía al escritor.

-¿Como cuál?

-Al escritor no sólo le satisface ser vendido, sino que de alguna manera haya una relación con el editor, que se case con las propuestas estéticas y que esas propuestas le resulten interesantes. Periférica está dirigida por un novelista, Julián Rodríguez Marco, es un lector, escoge sus autores. Ahí tiene libros raros: cuando salió Hilo de cometa publicó Nieve de Johanna Shopenhauer, la primera mujer en el siglo XVIII que firma con su nombre, y la mamá del filósofo (Arthur). También hay autores hispanoamericanos: Rodrigo Soto (Costa Rica), Carlos Labbé (Chile), Paulo José Miranda (Portugal), Octavio Escobar Giraldo (Colombia); uno se siente cómodo participando. Traje algunos ejemplares de España y están en la librería Templo Interno de Alexis Romero, en el Centro Plaza.

-Como editor de Memorias de Altagracia, ¿coeditará con Periférica?

-No, no creo. El perfil que tenemos es el de una editorial que no tiene dinero y trabaja un poco en asociación con sus autores. Aprendimos algo interesante: a trabajar sin el Estado y a pesar del Estado. Es difícil, pero también reditúa y da independencia; sobre todo en un país donde nadie perdona la independencia de criterios. Para este año vamos a reforzar la colección de poesía.



POR ADRIANO...



A un colega escritor recién fallecido.

"Adriano (González León) fue un hombre afortunado. Vivió su vida plenamente, algunos corrieron con esa suerte. La vida lo gratificó en muchos aspectos: amó intensamente una vez, volvió a amar. Con su primera novela, País portátil, también, ese portento que no sólo fue reconocido, sino que se convirtió en una novela de culto, y que ha soportado el paso del tiempo, no ha envejecido, ha estado presente en cada una de las generaciones de escritores; igual Adriano, quien tuvo la suerte de morirse en su tertulia, la vida le dio la muerte que fue justa. Eso me ha pegado bastante. No estoy triste tanto por él, sino por los que nos quedamos. Esto nos lleva a la reflexión. Él cumplió su vida y la vida fue generosa con él".