lunes, mayo 12, 2008

Opereta hermética

I
Podría sostenerme de punta sobre un témpano. Piensa y sonríe, luego dice, “Conjugar en pasado libera” y el otro lo mira “¿De qué hablas?” responde “De la liviandad” y el otro hace un gesto de fastidio con la mano y le increpa “Has debido luchar “El primero “Precisamente, no” entra ella y les da un beso a ambos. “¿De qué hablan?” El primero dice, “Ejecutaba un movimiento sobre la punta de un témpano; giraba libre sobre la punta de mi pie y entró él a provocar: -has debido luchar-, me susurró. No, no. Más bien fue un grito atenuado.” Él otro se recoge las mangas de su camisa y atrae a la mujer con un abrazo “Es un tonto, se balanceaba sobre un cascarón vacío, un recuerdo y se atrevía a exclamar con esa arrogancia de niñita oral: “el pasado libera”. Ella le da un beso húmedo en la boca, pudo haber sido rápido y húmedo pero fue lento y húmedo "¿Y no es verdad?" Él se encoje de hombros, “es una sentencia estúpida, no se ha liberado un carajo, sigue hablando como…” Se calla “¿Cómo quién?”


Telón.

II

Renato: fui un pendejo, caí en una emboscada evidente; le creí, fue magistral con las máscaras, las usó con propiedad y las desechó, así; así: todo encanto es hipócrita.
Cámara: otra sentencia vale, no, nunca pudo conmigo, estuve siempre un paso delante e hice lo que necesario para obtener lo que deseaba, nunca fascinado, nunca. Le dije sí a sus muecas de amor, era como asentirle a un organillero de pueblo o a una niña tonta que se atraganta con sus bolas de chicle. Puedo hilvanar una trama, silbar una tonada. Nunca quisiste enterarte de lo evidente. (Sonríe)
Barbarita: ¿de quién hablan?
Cámara: ¿ah? de nadie.
Renato: De un cascarón vacío.
Barbarita: me gusta hacer barcos de papel
Renato: (se entusiasma) esperar las lluvias y echarlos a los torrentes que corren por las calles e ir tras de ellos ¿nunca lo hiciste?
Cámara: no existe, esa imagen no existe, está conjugada en pasado, esa imagen es…
Barbarita: …infantil. Ver a un niño soplando la vela de un barco de papel en un lago es una bella imagen, es adulta, si, si. Me hace guiñar un ojo, levantar una de mis cejas, algo. Algo excitante; sí, sí.
Cámara: acá no hay lagos
Renato: es una imagen, estúpido
Barbarita ¿Cómo vas a decir que no hay lagos?
Renato: pero me juraste que te creíste la historia que te contó sobre el hotel
Cámara: y tu la de su felicidad
Renato: ah, no, es insuperable haber creído en su felicidad, es como creer en su dolor o en la certeza de un sentimiento, cualquiera, piedad, emoción, de eso, de eso, tu sabes ¿Un sentimiento? ¿Sabe? ¿Lo sabe? pero tu…
Barbarita: ¿De qué hablan?
Renato: …
Cámara: …
Barbarita: vengan acá. Soplen la vela del barquito de papel.