lunes, julio 21, 2008

Desayuno

hay días en los que muerte y vida comparten un mismo instante y nos dan un beso de lengua.