miércoles, enero 21, 2009

El amor es ciego

Se parecía tanto a Jennice, aquella que te conté. Por Dios, a veces, dijo Brute, se trastocan por completo los parámetros y uno cree honestamente en la sublime idea y hasta anda agüeboneadito por allí creyendose afortunado o elegido, imposible, es cosa de brujería, claro que si, le afirmó Cesare "mariposaloca", vaya Charllie Bing.