jueves, abril 10, 2008

Guatajel y los orgasmos multiples en Facebook

Guatajel ha pasado la tarde construyendo diálogos y podándose el vello púbico. Guatajel tiene grandes planes para su futuro. Congeló sus afectos en las redes sociales de Internet, lleva una cuenta en Facebook y se divierte, fordward tras fordward, a salvo de los riesgos de sus emociones, el asunto es mejor que el uso condón como profiláctico de las ETS y otras complicaciones más etéreas.
Qué emociones; las sencillas, las cotidianas, las que simula el pobre pero creativo Guatajel.
En ellas no caben sus deseos urgentes por la depilación, pero sí cuánto ama u odia por ejemplo, comer burritos y hacer el amor en una hamaca sin mosquitero; formula ambos términos, amor-odio, a la usanza del común, celebra o deplora el silencio de las guacharacas o las desgracias indecibles pero trascendentes e íntimas del día a día; ha vencido la incomunicación y la soledad y al resolver cada test cree acercarse a una verdad aún no revelada. Disfruta caminar por esa vitrina y tongonear sus máscaras como si las llevara en el culo; está en contra de todo y a favor de todo y hasta celebra el encuentro con sus más alocadas pasiones amorosas. El mundo se entera de sus osadías y nada es mejor para la visibilidad que el diálogo de sordos en las comunicaciones supersónicas. Pasa el día en un sobresalto creativo ¿cómo actualizar las oraciones del What are you doing right now ? Un maestro del arte de las frases de exposición le dijo en un furtivo mensaje electrónico: déjate llevar por los impulsos, es como si te vieras en un espejo, remarca las distorsiones favorables, se supone que todo tus amigos se mueren por saber si lograste al fin conocer La Cueva del Guácharo o cuánto detestas a Chávez; incluso, hasta dónde eres capaz de llevar tus irreverencias en idiomas como si te hubiese bajado el espíritu santo.
Es muy importante trasmitir lo inmediato, esa abundancia de detalles, compromisos y desafectos, la superposición barroca y el retruécano de lo invaluable como si te poseyera La Gracia de Lope de Vega. Son los tiempos y hay un trasfondo filosófico en todo el asunto, afirma Guatajel luego de mover la idea muchas veces dentro de su cabeza y concluir que con la nueva era de la re (d) lación social, si antes cada quién, según el paradigma de Andy Warhol, tendría quince minutos de fama en la vida, ahora tendrá una milésima de segundo varias veces al día ¿cuánto dura un orgasmo? en verdad nuestro amigo cree en ello. La vida se ha vuelto frugalmente participativa. En estos tiempos de la exaltación del vacío, el raiting da una ingravidez imprescindible. Y si eres de los que crees en el futuro y la trascendencia, bueno, sólo escúchate respirar o siente el latido incordiante de tu corazón, después nos cuentas. Mientras, juguemos al vampiro ahora que el hombre lobo no está.